La idea

Las botas de esquí actuales, sentimos decirlo pero…

¡¡¡¡¡SON COMO UN GRANO EN EL CULO!!!!!

Básicamente las botas de esquí tienen que transmitir eficientemente las órdenes del esquiador a los esquís, para ello deben ser rígidas de manera que los movimientos que efectúa el esquiador se transfieran al esquí sin alteraciones en esta transmisión de fuerzas al esquí.

Por desgracia actualmente esta rigidez se obtiene a través de una carcasa rígida que la hace incómoda e incluso dolorosa durante la práctica del esquí. Además carcasa de plástico rígida no permite una utilización biomecànicamente natural para caminar con ellas y mucho menos para correr un maratón.